Las familias, con las nuevas formas de convivencia que han ido apareciendo durante los últimos años, se convierten en un pilar fundamental para la consecución de un mayor nivel de bienestar para la infancia, sin olvidar la protección que por parte de los poderes públicos les es debida.

 

La Ley 1/1998, de 20 de abril, de los Derechos y Atención al Menor, recoge los principios que rigen las actuaciones públicas o privadas en el ejercicio de las competencias en materia de promoción y protección de los derechos de los menores.

 

Criterios de actuación de la Ley:

Se fomentaran las medidas preventivas a fin de evitar situaciones de desprotección y riesgo para los menores.
Se procurará la permanencia del menor en su propio entorno familiar.

Más información: